• Al Instante

    miércoles, 5 de febrero de 2014

    La frontera norte del país refleja el impacto de la devaluación del peso

    Hay rubros que se vieron favorecidos y otros afectados entre las ciudades de La Quiaca y Villazón. El comercio sufrió una merma considerable de ingresos para los comerciantes bolivianos, se acentuó en Argentina.

    Cuando la moneda de cualquier país se devalúa, siempre hay sectores favorecidos y otros perjudicados, por ejemplo en la frontera norte entre La Quiaca y Villazón (Bolivia), la situación es muy particular.

    Efectos de la devaluación del peso argentino en la frontera

    Primero el lector debe saber que al momento de redactar este artículo 100 pesos argentinos, equivalía a 60 pesos bolivianos, la desvalorización de nuestra moneda, hizo que por ejemplo la venta de dólares del lado boliviano sea escasa, debido a la gran demanda de compradores argentinos, por otro lado existe una “fiebre” comercial de productos de consumo masivo, que ciudadanos del otro país adquieren en nuestra localidad. Hay rubros que se vieron favorecidos y otros afectados entre ambas ciudades, divididas solamente por el Puente Internacional “Horacio Guzmán”.

    Turismo y transporte

    Al tener una desvalorización importante nuestra moneda nacional, impacto directamente en el sector hotelero del lado boliviano con una merma considerable de ingresos y poca ocupación, mientras la otra cara de la moneda es que la capacidad hotelera rondó el noventa por ciento durante el primer mes del año, en la ciudad norteña, los turistas argentinos que habitualmente llegan hasta esta frontera para luego continuar viaje hacia otros destinos vía Bolivia, optaron por pernoctar aquí debido a los costos.

    Valor de los pasajes

    Los pasajes terrestres ya sea en tren o colectivo, en moneda altiplánica no variaron demasiado con relación al año pasado, parecen acrecentarse cuando los turistas cruzan la frontera y deben cambiar sus pesos argentinos por dinero local.

    A pesar de que el cambio no es favorable, igualmente hubo un flujo importante de gente, oriunda del sur argentino que cruzaron la frontera para conocer las maravillas bolivianas.

    El comercio

    El comercio sufrió una merma considerable de ingresos para los comerciantes bolivianos, feriantes del mercado central “Gilberto Cortez”, “San Martín” y otros indicaron que el movimiento comercial es casi nulo, suponen que los ciudadanos argentinos evitan pasar a ese país porque el valor del peso está devaluado. Mientras el lado “b” de las cosas, es que numerosos negocios se abrieron en La Quiaca principalmente dedicados a vender ropa, calzados y otros artículos de primera necesidad. Donde el poblador local , desde otras comunas vecinas, hasta incluso bolivianos adquieren lo necesario y a muy buen precio, claro ejemplo es la feria ubicada en avenida Héroes de Malvinas, en ese lugar los puestos de venta se quintuplicaron, reactivando la economía del lugar, un pantalón de muy buena marca cuesta $ 250 moneda nacional, $ 150 en boliviano.

    Alimentos a Bolivia

    Por otra parte fuentes confiables de control aduanero argentino y boliviano indicaron que creció la internación a Bolivia de harina de trigo, maíz, cerveza, vino, jugos, frutas, bebidas de todo tipo y espumas carnavaleras.

    Devaluado. Al momento de esta nota 100 pesos argentinos, equivalía a 60 pesos bolivianos. No conviene cruzar a comprar.

    También los gastronómicos por estos días ven incrementadas sus ventas, es habitual ver gente del país hermano almorzando o cenando en restaurantes quiaqueños.

    Fuente: El Tribuno


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Utilice también este formulario para realizar sus comentarios.

    Manifiesto

    Este sitio web contiene notas propias elaboradas y contenidos externos con su referencia de origen. Los contenidos propios tienen Licencia Creative Commons, se puede copiar y distribuir, respetando los créditos correspondientes.

    Recomendación

    Acessos Total