• Al Instante

    sábado, 3 de marzo de 2018

    La historia de la mujer que cruzó tres veces de Villazón a La Quiaca para tener a sus hijos

    Cruzar la frontera entre La Quiaca y Villazón demora unos 15 minutos (a veces un poco más, otras un poco menos). La escasa distancia entre las dos ciudades, y el hecho de que la salud del lado argentino es gratuita y del lado boliviano es paga, es lo que lleva a los ciudadanos de esa localidad a optar -con lógica- por el servicio de salud argentino.

    La historia de la mujer que cruzó tres veces de Villazón a La Quiaca para tener a sus hijos

    En el hospital Jorge Uro, de La Quiaca, uno de cada diez pacientes es extranjero y el dato aumenta cuando se habla de partos: por cada cinco embarazadas, una es de nacionalidad boliviana. Clarín recorrió todo el territorio y encontró historias de personas que eligen cruzar del lado argentino porque consideran que la salud es mejor.



    Uno de ellos es el caso de Ana Choque, boliviana que atiende un puesto de venta de juguetes en la feria que está en Villazón, famosa por sus precios bajos. Sentada rodeada de mochilas de colores y autitos relató que ella tiene tres hijos, los tres nacidos en La Quiaca: “Cuando quedé embarazada por primera vez ya sabía que los iba a tener en Argentina. Amigas mías habían ido y me lo recomendaron. Tenían razón. Me atendieron muy bien”.

    Con la buena experiencia, Ana repitió la acción dos veces más: “Mis otros dos hijos también nacieron allí. La atención es mejor y además no gasté un peso. Con cada embarazo pasé internada tres días después del parto y no me cobraron un centavo”, dice. Su rostro cambia cuando se le consulta qué opina sobre la posibilidad de que se tenga que pagar para atenderse: “Acá hay gente muy humilde, que no tiene plata. Si eso ocurre podría ser peligroso. Espero que se llegue a un acuerdo”.


    Según cuenta la directora del hospital de La Quiaca, María Fernanda Elías, los pacientes extranjeros son parte de los que provocan el colapso en el sistema de salud. Lo mismo dice el director del hospital Pablo Soria, de San Salvador de Jujuy, Marco Rivas, quien contó que en su centro de salud atiende extranjeros que cuestan $400.000 o $500.000 pesos por tratamiento.

    “Esos casos son los que nos complican, de todas maneras nunca les negaremos la atención a ninguna persona. Si yo me llego a enterar que algún médico no quiere atender a alguien, pediría que lo aparten del hospital”, dice pero aclara que la idea de que los Estados se hagan cargo de sus pacientes es un buen plan.

    En cuanto al pedido de reciprocidad con Bolivia, en este caso, los especialistas en salud afirman que para Argentina no serviría: “La realidad es que los argentinos no van a atenderse a otros países, prefieren quedarse aquí. Por lo que el acuerdo para que los argentinos no paguen en hospitales extranjeros no sería ningún beneficio y seguiríamos perdiendo”, cuenta Arias desde el hospital quiaqueño, a sólo 20 cuadras del paso fronterizo.

    La Quiaca, enviado especial.

    Vía: Clarín https://www.clarin.com/sociedad/historia-mujer-cruzo-veces-bolivia-quiaca-tener-hijos_0_SyE7Kkw_z.html

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Utilice también este formulario para realizar sus comentarios.

    Manifiesto

    Este sitio web contiene notas propias elaboradas y contenidos externos con su referencia de origen. Los contenidos propios tienen Licencia Creative Commons, se puede copiar y distribuir, respetando los créditos correspondientes.

    Recomendación

    Acessos Total