• Al Instante

    lunes, 3 de agosto de 2015

    Oscar Soliz, el boliviano que puede ganar la Vuelta a Colombia

    Óscar Soliz es a Bolivia lo que Nairo Quintana es a Colombia. Es el mejor ciclista que ha nacido en ese país, es el actual campeón de ruta y de la contrarreloj. Las dos etapas y el título que logró en 2014 en el Clásico RCN le sirvieron para que hoy en día sea tenido en cuenta como uno de los ciclistas que toman parte en la Vuelta a Colombia, que puede poner en aprietos al gran favorito, al español Óscar Sevilla y quedarse con el título.

    Oscar Soliz, el boliviano que puede ganar la Vuelta a Colombia
    Mientras preparaba su bicicleta para la contrarreloj por equipos con la que este domingo se abrió la edición 65 del giro nacional, Soliz sacó tiempo para firmar autógrafos  y tomarse fotos con los aficionados que ya lo reconocen. En las mangas del uniforme de Movistar tiene los colores de la bandera de Bolivia: “Es que es difícil no llevar a tu país en la mente y más cuando uno corre fuera de él”, dijo.

    A sus 14 años, tomó parte en los juegos estudiantes, los Intercolegiados en Bolivia y un año después logró la medalla de oro en los Juegos Nacionales en La Paz. Ahí, se dio cuenta que el ciclismo era lo suyo.

    Desde el 2007 corre en Colombia. El equipo Ebsa le dio la oportunidad de venir al país, de conocer el mejor ciclismo de América, el que él seguía de cerca en Bolivia, por los triunfos de los ‘escarabajos’ en Europa.

    Hoy, sabe que es uno de los favoritos para ganar la Vuelta y no esquiva ese rótulo.

    “Eso es fácil decirlo, pero en la bicicleta todo es a otro precio. Lo único que digo es que estoy bien preparado, llego a esta competencia con ese objetivo”, precisó Soliz, nacido el 9 de enero de 1985, en Villazón, Potosí (Bolivia).

    El recorrido del giro nacional le viene bien, porque tiene mucha montaña. Soliz es un escalador nato, de esos que no ahorra energías para atacar cuando la carretera tiene ascensos.

    “No hay duda de eso. Lo he analizado y hay mucha montaña, aunque uno debe ser muy regular, porque la Vuelta es una carrera de dos semanas y eso cuenta al final”, señaló.

    Le encanta la etapa con la llegada en el alto de Minas, porque es la única de la Vuelta que finaliza en un premio de montaña de fuera de primera categoría.

    “Es la etapa reina, pero ojo con la llegada a Ituango, se sube en el final. Son dos fracciones complicadas, en el que hay que tener fueras, porque es en la semana final de la carrera”, señaló.

    Pero así como Soliz se siente bien en la montaña, también tiene sus debilidades, algo que toma con calma.

    “Entreno a 3.800 metros de altura en Bolivia, por eso cuando el calor pega duro, pues no me va bien. Me afecta mucho y lo que tengo que hacer es soportarlo y la Vuelta tiene mucho trayecto con sol”, dijo el boliviano de 30 años.

    Sevilla es el máximo favorito, y él lo destaca. Ya lo derrotó el año pasado en el RCN. En la etapa final, una contrarreloj individual de 24 kilómetros entre Subachoque y Cajicá, Soliz fue el mejor y dejó al español en la tercera casilla y a 33 segundos. En la general, Sevilla fue sexto a 2 minutos 50 segundos.

    Óscar Soliz, junto a Bacilio Ramos. (Jaiver Nieto/EL TIEMPO).

    “Es muy fuerte al reloj. Trabaja duro para sacar diferencias, por eso es que nosotros también nos preparamos. Hay que demolerlo para que no llegue bien a la etapa final, la contrarreloj hacia Las Palmas. Nosotros, a tratar de perder lo menor posible con él”, declaró Soliz, mientras un auxiliar le ponía el número 21 en su uniforme.

    La Línea ha castigado a Sevilla, mientras que Soliz sube bien por ahí. “Ahí, hay que marcarle diferencia, lo que pasa es que la meta está lejos de la cima”, recordó el pedalista boliviano, quien corre por séptima vez en la Vuelta.

    Para ayudarle a ganar, el boliviano se trajo a un compatriota para el equipo Movistar, se llama Bacilio Ramos, a quien conoce hace cinco años y será su mano derecha en el ascenso.

    “Vamos fuerte en la escalada, ya sé cómo es Óscar y vengo a protegerlo en los ascensos. Es mi primer año en Colombia, ya he corrido dos competencias, pero no la Vuelta. Me dicen que es duro, pero quiero emplearme a fondo para colaborarlo a Soliz, quien es un ídolo en mi país”, señaló Ramos.

    Los dos bolivianos están convencidos de que pueden seguir haciendo historia ganando la Vuelta a Colombia, porque si lo logran, sería la victoria más importante de un pedalista de Bolivia en la historia de su ciclismo.

    LISANDRO RENGIFO
    Reactor de EL TIEMPO
    En Twitter: @LisandroAbel

    Vía: El Tiempo

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Utilice también este formulario para realizar sus comentarios.

    Manifiesto

    Este sitio web contiene notas propias elaboradas y contenidos externos con su referencia de origen. Los contenidos propios tienen Licencia Creative Commons, se puede copiar y distribuir, respetando los créditos correspondientes.

    Recomendación

    Acessos Total